Translate

sábado, 18 de febrero de 2017

LOS EJÉRCITOS: CARTAGO




LA GUERRA EN LA PROTOHISTORIA

CARTAGO


(ESQUEMAS CREADOS A PARTIR DEL LIBRO : ROMA, CARTAGO, ÍBEROS Y CELTÍBEROS, F. Gracia Alonso. Ed. Ariel. Barcelona 2006)
 Pág. 171. Capt. 4








El ejército púnico debido a la extensión de sus territorios, precisaba combinar contingentes terrestres con una amplia flota. Cartago fue incapaz de organizar un ejército permanente bien entrenado y dotado de unas características propias, así como de un sistema de mando óptimo que le permitiera definir un modelo de combate estricto. Las derrotas a principios de la Primera Guerra Púnica motivaron el rechazo a los generales cartagineses y la confianza en el lacedemonio Jantipo (Polibio, Historias, I, 32, 5-7). Los gastos ocasionados por la flota y los mercenarios supondrán una elevada carga para las finanzas del estado que decidirán no abonar las soldadas del ejército de Amílcar, lo que ocasiona la sublevación de los años 240-238 a. C. o la conquista bárquida de la península Ibérica a partir del 238 a. C. para controlar las explotaciones mineras.

LA FALANGE:

  • ·         Formada por los ciudadanos de Cartago → núcleo del ejército durante el s. IV a. C.

  • ·         Cuerpo de élite, similar al batallón sagrado tebano.

  • ·         No combatía fuera del territorio africano.

  • ·         Se situaba en el centro de la formación del ejército, detrás de los elefantes.

  • ·         Se protegía en las alas por auxiliares mercenarios y la caballería.

  • ·         Contaba con 2.500 hombres en la batalla de Krimisos (Sicilia, 341 a. C.)

  • ·         Aumentaron a 12.000 hombres en la batalla de Bagradas (255 a. C.), después de algunas derrotas.

  • ·         El máximo de la recluta puede fijarse en 24.000 infantes, 4.000 jinetes y 300 elefantes (en estos números habría un amplio contingente de tropas auxiliares mercenarias).






Batalla de Zama (202 a. C.)






EQUIPO:

Elementos ofensivos:
1.       Lanza pesada de 5 a 7 m. de longitud con punta y contera de hierro.
Se manejaba con ambas manos en una formación cerrada de la que sobresalían las lanzas de las primeras filas de piqueros.
2.       Espada larga para combate a corta distancia
3.       Escudo redondo de 60 cm de diámetro y forma cóncava. Estaban ricamente decorados.
Contaba con:
-          Empuñadura (antilabé) en su extremo.
-          Correa (telamón) para transportarlo, enrollada en el brazo izquierdo y pasada alrededor del cuello, permitía fijarlo mejor en la carga.
Elementos defensivos:
1.       Yelmo tracio de carrilleras fijas, crinera metálica y cogotera saliente.
               (en la batalla de Krimisos usaban cascos de bronce cónicos carentes de visera)
2.       Coraza metálica, musculada, de hierro; usada indistintamente junto a la griega de lino, que durante el s. III a. C. sería sustituida por las cotas de malla de procedencia itálica
3.       Grebas de bronce decoradas de caña alta por encima de la rodilla, aseguradas por correas de cuero.

CABALLERÍA:

Caballería pesada, armados de forma similar a la infantería.

Los ciudadanos formaron una parte significativa de la caballería, reclutados entre la nobleza y a sus expensas. Formaban la guardia personal de los jefes del ejército, tenían menos valor en el combate que los mercenarios y aliados. Los oficiales superiores, surgidos de las principales familias, constituyeron una elite unida por lazos de parentesco que les aseguraba el acceso al mando de las tropas, aunque su incapacidad les llevó en muchas ocasiones a la ejecución por ser acusados de incompetencia. Algunas veces (Amilcar, s. III a. C.) el mando permanecía siempre en le misma familia.

MANDOS:
No se conoce la estructura del mando cartaginés, pero un texto de Polibio permite suponer la existencia de dos generales o mandos supremos en el ejército (similar a los lacedemonios):
-          Uno permanecía en África con las tropas de reserva.
-          El otro, con el grueso de los mercenarios y el apoyo de la flota, combatía en el frente.
Se conocen pocas denominaciones de cargos para los oficiales (similar al modelo griego helenístico):
-          Boetarco (jefe de tropas auxiliares)
Cornu  para trasmitir las órdenes.

Emblemas de la ciudad de Cartago:
-          Disco solar coronado por un creciente lunar con dos cintas sobre un asta (s. IV-III a. C., estela púnica del santuario de Baal-Hammon, tophet de Salammbó)

TROPAS:
-          Poblaciones libias
-          púnicas del norte de África
-          poleis de su imperio

Equipo:
-          los libiofenicios se equipaban siguiendo el modelo de las tropas mercenarias griegas:
. corazas de lino; a veces, armaduras metálicas capturadas a los princeps y hastati romanos.
.  cascos tracios o piezas capturadas.
.  escudo circular cóncavo de tipo griego de uso embrazado
.  lanza corta o jabalina (longche), de donde derivaba su nombre longchoporoi.





Guerrero libiofenicio





MERCENARIOS:
Constituían el núcleo principal de las tropas de infantería. Eran captados por los reclutadores en todo el Mediterráneo. Combatían por la paga y el botín.
-          Griegos de diferentes ciudades
-          Lacedemonios
-          Númidas
-          Galos
-          Celtíberos
-          Iberos
-          Baleares




Guerrero de Hispania



Una parte de la caballería la constituían los jinetes númidas. Caballería ligera: misiones de exploración, enlace y persecución para ampliar el número de bajas; también empleados como cebo en las emboscadas por rapidez. No empleaban sillas ni bridas, pasaban de una montura otra en el combate, guiando a los caballos con las piernas. Utilizaban escudo circular embrazado y jabalina, vestían túnica corta sin ninguna protección corporal, no podían resistir la acometida de tropas de caballería pesada. Su táctica era acercarse al enemigo atacándolo con dardos sin trabar combate, atrayéndolo a un terreno desfavorable donde sería derrotado por el grueso de la caballería y las tropas de infantería.



Jinete númida




CARROS DE GUERRA:
Arrastrados por un tiro de cuatro caballos según un modelo asirio. El carro de guerra dejó de utilizarse de forma generalizada por los cartagineses después de la campaña del 310 a. C., no fue demasiado efectivo en el campo de batalla.   






ELEFANTES:


Fueron introducidos en Occidente por Alejandro Magno, que los conoció en la India y los incorporó al ejército macedonio. Los elefantes fueron un arma frecuente en las guerras de los s. III y II a. C. para imponerse a la infantería pesada. Cartago obtuvo en un principio elefantes asiáticos a través de Egipto con sus conductores indios, pero terminó por abastecerse en África, aunque eran más pequeños. Las primeras batallas en que los emplearon fueron las campañas de Pirro en Sicilia y el sur de la Península itálica creando el terror entre las legiones romanas, que no sabían cómo combatirlos.
El mantenimiento de los elefantes y su desplazamiento en campaña era complicado.

Los cartagineses emplearon por primera vez los elefantes contra los romanos  el año 262 a. C. y obtuvieron su máximo triunfo en el 255 a. C. en la llanura de Bargadas  contra Marco Régulo. Dejaron de emplearlos después de la Batalla de Zama. En las fuentes no se hace mención de torres de madera dispuestas sobre el lomo de los animales, pero en algunas cerámicas pintadas se representan.
Roma los introdujo empleándolos especialmente en las Guerras celtibéricas (Numancia, Palantia, Lusitania).