Translate

sábado, 28 de enero de 2017

LOS EJÉRCITOS: ETRURIA




LA GUERRA EN LA PROTOHISTORIA
(ESQUEMAS CREADOS A PARTIR DEL LIBRO : ROMA, CARTAGO, ÍBEROS Y CELTÍBEROS, F. Gracia Alonso. Ed. Ariel. Barcelona 2006)

Pág. 162 y ss.. Capt. 4






Los enfrentamientos militares en la cuenca mediterránea durante la Protohistoria responden al concepto de guerra compleja.

Edad del Bronce = ejércitos reducidos de origen nobiliar.

Protohistoria = grandes armadas que los estados organizan durante conflictos a gran escala en los que pretenden variar la estructura geoestratégica  de amplias regiones:

  • ·         nueva concepción de la táctica y la estrategia militar,

  • ·         introducción de nuevos elementos en la organización y mantenimiento de la guerra.

  • ·         movilización de los ciudadanos según sus recursos económicos

  • ·         contratación de mercenarios

  • ·         intrincadas relaciones políticas para que permitan el paso de los ejércitos o sumisión de pueblos mediante la fuerza o tratados

  • ·         explotación intensiva de los propios territorios

  • ·         conquista de otros territorios

  • ·         exigencia de tributos

  • ·         especialización de los cuerpos militares

  • ·         aprovisionamiento de víveres y armas; construcción naval, fortificaciones avanzadas, etc.


El tránsito de la guerra heroica a la guerra estatal supondrá la variación táctica y el planteamiento de las batallas. La victoria no se medirá por la derrota del adversario, sino por su aniquilación política y física, para impedir que vuelva a resurgir, conseguir rehenes o esclavos y poder financiar la guerra. Para ello será necesario:


  • ·         entrenamiento previo y disciplina

  • ·         sistemas de transmisión de órdenes

  • ·         modificación del tipo de caudillo militar -> a generales (duces)  nombrados por los poderes políticos, aunque a veces se independizan

  • ·         modificaciones en la estructura social

  • ·         modificaciones en la táctica, que abandona la rigidez de la Primera Edad del Hierro para adecuarla al terreno y al enemigo.



La organización de los ejércitos

Bronce Final = reducido número de hombres con un caudillo  (evolución a) ->  ejército tribal (celtas e iberos)  en la Segunda Edad del Hierro.

Poleis del Mediterráneo central (Cartago, Etruria y Magna Grecia) = ejércitos de carácter estatal superando el marco de la guerra heroica, alistando un gran número de ciudadanos con diferencias de armamento:

Dos modelos
 

  • ciudades etruscas: soldados ciudadanos, escasos mercenarios
  •  modelo púnico y griego occidental: junto al núcleo de ciudadanos, el  grueso de las tropas está formado por mercenarios.



         Los ejércitos ciudadanos y estatales.

ETRURIA

 No se reconoce un ejército estatal, porque no hay unidad política entre las ciudades, pero sí se configura el mismo sistema militar por el sustrato vilanoviano  y las influencias griegas durante los s. VIII y VII a.C., esencialmente en el armamento hoplítico. La defensa de las ciudades se asignaba a los ciudadanos, que combatían al mando de un tirano. Cada ciudad contaba con su propio ejército (véase Tito Livio: Tarquinio) y respondía a sus intereses particulares.
Durante los siglos VII y VI a. C. se produjo un cambio en la organización del ejército de las ciudades-estado, se sustituye el antiguo modelo por un patrón de inspiración griega basado en el esquema de la Grecia Arcaica. Los aristócratas, clase dirigente, constituirán ahora el núcleo de la milicia ciudadana, los hoplitas y la caballería, mientras que el resto de las clases sociales formarán el resto de las categorías de hombres sobre las armas en un grupo u otro según su economía. La Roma etrusca empleará también la división sectorial del ejército, pudiendo considerarse como uno de los puntos de partida de la organización de las legiones de época republicana.



- Ejército-tipo, etrusco: cuatro clases de soldados a partir de principios del s. VI a. C.
Iconografía en vasos: arte de las sítulas (vajilla metálica, s. VI a. C.: vasos de bronce, Arnoaldi, Providence y Pania )

1.  Clase 1: hoplitas, soldados con armadura completa estilo griego (aristocracia)





Vaso etrusco Chigi

2.     Clase 2: ciudadanos con rentas medias (guardia cívica de las ciudades)
3.     Clase 3: clase media-baja (artesanos sin experiencia), armamento ligero.
4.     Clase 4: clase baja (campesinos carentes de tierras, siervos y mercaderes. T.Livio IX, 36, 6-12)

Esta organización se inspira en la que Solón impone en Atenas en 594 a. C. (pentakosiomédimnoi, hippeis, zeugitai y thetes), pero en Atenas la “clase” iba también unida a un tipo de combate:

Thetes =  remeros, contingente naval
Zeugitai = grueso de infantería

En Roma:  cuatro grupos   Princeps, Hastati, Triarii, Velites.

Armamento etrusco:
-         Escudos circulares griegos (hoplon)
-      Escudos redondos de madera  y umbo central derivados de prototipos vilanovianos
-         Scutum ovales celtas
-         Lanza
-         Jabalinas
-         Arco
-       Hacha de una hoja|> tipo céltico o al de hoja curvada derivada de la machaira griega introducida s.VI a.C.
-      Espadas               |>                    "                     "                                         
-         Grebas anatómicas de bronce
-         Corazas:   Anatómicas
                     Formadas por peto
                     Espaldar con forro interior:

  •  de tela o cuero unido por correas en los costados y decoración que representa los músculos del plexo solar y los omóplatos

  • de lino, copiada de los prototipos griegos propia de los siglos V al II a. C., cuya sucesión de capas de tejido permitían proteger el cuerpo con más ligereza (aparecen en los sarcófagos (Tarquinia) y urnas cinerarias (Pieve)

          -    Disco-coraza conocido en la panoplia vilanoviana y difundido entre samnitas, volscos y sabinos.

       -     Cascos: decoración crinera longitudinal o transversal, distintivo de comandante, copiado de los griegos (s. IV-V a. C.).






Tipos de cascos:







Campana o semicircular, empleados desde fines del s. VII a III a. C.
 (etruscos e itálicos)







 Negau (s. VI-III a. C.), decoración incisa en carrilleras (paragnatides)

                                    



 
Corintio, s. VII y IV a. C.

                      









   Montefortino, empleado en las clases III y IV, relacionado con los prototipos celtas y, luego, con el equipo  militar romano republicano.






Las funciones militares básicas eran ejercidas por la primera clase, los hoplitas: defensa de las murallas y puertas de la ciudad en época de paz, escolta de navíos y control del orden público en las ciudades, etc.

La táctica militar etrusca era una mezcla de las concepciones del combate hoplítico griego y de tácticas de lucha de la legión romana. Basado en el orden cerrado, el sistema de la falange precisaba el mantenimiento de un núcleo de guerreros muy especializado, armado y mantenido por la ciudad o por los propios hoplitas, que no se adaptaba a la lucha de los celtas del norte o a la emergente Roma. Por ello, desde el siglo V a. C. se produjo un cambio sustancial en el sistema de combate, abandonando las formaciones en línea por otras basadas en la organización de clases. La batalla la iniciaban las clases II y III, dejando la I (infantería pesada) en reserva para los momentos decisivos. La clase IV realizaban tareas de apoyo y exploración, hostigando al adversario al inicio, protegiendo los flancos junto a la caballería.


La caballería etrusca se dividía en dos grupos:

-          Ligera, mercenarios o miembros de pueblos itálicos: exploración, escolta de suministros y flanqueo de la infantería.

-            Pesada, infantería que combatía a pie.


Introdujeron también arqueros, hacheros y honderos y responsables de intendencia.

La logística o impedimenta estaba al servicio de los guerreros de la clase I, puesto que necesitaban transportar armas y bagajes (urnas de Volterra y Fiésole).

Los músicos acompañan a las tropas: cumplen el papel de transmisión de órdenes →  cuerno y flauta doble.

Médicos y adivinos completaban los auxiliares.



Preparativos del combate:

El ejército formado en orden de batalla presenciaba los sacrificios realizados por los arúspices (haruspex) y el análisis de las entrañas del animal (hostia consultoria), en especial el hígado (epastoscopia), si era satisfactoria se combatía, en caso contrario se evitaba el combate. Otras prácticas eran el estudio de los prodigios (ostenta) y la observación del vuelo de las aves (avispicina).


 Mando:
Macstre (magister): mando unificado de las tropas al que se concedía el poder absoluto (imperium) con poder  discrecional de vida y muerte durante la campaña. Como emblema utilizaba la doble hacha (de marcado carácter simbólico derivado de la pekelys de las comunidades egeas presente en las tipologías materiales vilanovianas en determinados tipos de navajas de afeitar – Tarquinia  y Vetulonia -  datadas en el s. VII a. C. hasta el siglo III a. C. (Talamon)


Fasces (tumba de Acquastrini)


Biga (currus) en la iconografía a partir del siglo VII a. C. El carro se empleaba en Etruria como símbolo de prestigio a la usanza del modelo griego. Los héroes o los jefes se dirigían al combate en carro seguidos por los miembros de su séquito o guerreros y descendían para combatir a pie (representaciones del VII-VI a. C.). Se empleó también en ceremonias matrimoniales y las carreras; son expresión máxima de la tryphe (clase ociosa) etrusca, preocupada sólo por el lujo y la diversión (habrotes). 



 El macstre  debía disponer de un grupo de oficiales de menor rango (no se conocen los nombres).

No se han encontrado enseñas militares, pero sí aparecen elementos emblemáticos de las ciudades en la decoración de los hoplones de la clase I:      
                                                                  Rosa de seis pétalos     → Vetulonia

                                                                  Ánfora                         → Orvieto

                                                                  Jabalí                          →Tarquinia

                                                                  Gorgona                       →Populonia

Emblemas presentes en las series numismáticas de cada ciudad.


Tiranos: sobre una parte de las tropas, y en determinadas circunstancias, tenía mando el tirano (thyranos) una adaptación etrusca del modelo griego en la que un jefe militar no perteneciente a la nobleza obtenía el poder por el apoyo de las clases más bajas, alcanzó el máximo desarrollo en s. VI y V a. C. Apoyado en un ejército reclutado personalmente y con poder absoluto, se le atribuían dos funciones básicas: la instauración y mantenimiento de la paz social y la mejora económica y social de la polis, en muchos casos bajo la implantación de sistemas religiosos y artísticos de origen griego.


Las ciudades etruscas organizaron tardíamente una liga basada en el modelo de la liga jonio-asiática, cuyos lazos de dependencia se reafirmaban anualmente durante la celebración del Fanum Voltumnae, festivales religiosos y juegos sagrados realizado en el santuario de Voltumna, inspirado en los juegos griegos de Olimpia, Delfos y Corinto. Durante estas fiestas se elegía el cargo de jefe de la liga etrusca entre los magistrados supremos. Entre sus atribuciones se contaban la dirección de los sacrificios durante las fiestas y del ejército en caso de inestabilidad. 


Los ejércitos etruscos fueron poco numerosos y combatieron de forma independiente hasta el fin del s. IV a. C. Con anterioridad a esta fecha destaca tan sólo la participación de la flota de Tarquinia en la batalla de Alalia (545) y la de Cumas (474) que marcó el fin de la influencia etrusca sobre la Campania.