Translate

lunes, 19 de octubre de 2015

ALBANOS, MONTES



   En la zona central de la península italiana, a unos 25 Km. al sur de Roma, se encuentran un grupo de colinas que pertenecen en conjunto a un gran volcán no del todo extinto. Los antiguos pobladores lo llamaron Monte Albano. 
    Las antiguas leyendas situan este lugar como el origen remoto de la ciudad de Roma y no es de extrañar, pues el espacio estuvo poblado ya en la època de la Edad del Bronce por gentes que construyeron poblados alrededor de las tierras fértiles (una toba especial que se compone de ceniza y pequeñas rocas, útil para la construcción, y que además proporciona un rico sustrato mineral para los viñedos) y abundantes en agua y lagos.

(http://ensondeluz.com/2011/05/15/un-paseo-a-frascati-y-tusculum/)

   No obstante, estos cráteres no estuvieron del todo extintos (como confirman en la actualidad numeros episodios de vulcanismo, incluso en la propia ciudad de Roma), ya que las fuentes nos hablan de numerosos episodios extraños atribuidos a los dioses que se pueden rastrear a través de las narraciones de Tito Livio y Dioniso de Halicarnaso.
    El conjunto está formado por un pico que hoy día recibe el nombre de Monte Cavo y por dos lagos, el lago Albano y el lago de Nemi, este más pequeño y menos profundo, y a cuyas laderas se construyeron templos de origen antiquisímo, como el de Diana en Nemi, con misteriosas leyendas.


    Para saber más sobre la configuración y posible repercusión futura del volcán que forma el conjunto de los Montes Albanos hay una página espectacular de Daniele Bianchino:  El registro volcánico de las Colinas Albanas de Roma, que aporta un registro gráfico y un estudio interesante del tema.